La vida y pasiones de Víctor V. Morris, creador del Pisco Sour

Ing. Guillermo Toro-Lira S. *

Autor en ResearchGate

* Toro-Lira S., Guillermo, “La vida y pasiones del padre del Pisco Sour”, revista Dionisos, No. 64, Marzo, 2008, Lima, Perú; (publicado originalmente como “La vida y pasiones de Víctor V. Morris, creador del Pisco Sour” en la página web del autor en febrero, 2008).

Supongo que lo menos que diga será lo mejor, ya que si yo fuera a expresar lo que realmente siento, lo que diría no sería apropiado para imprimir.

Victor V. Morris, marzo, 1900

Víctor Vaughen Morris nació el 5 de agosto de 1873 en Salt Lake City, estado de Utah, Estados Unidos, de una grande y bien reputada familia de mormones. Su padre, Richard Vaughan Morris, nació en Abergele, Gales, en 1830 y emigró a Salt Lake City en 1855 donde forma parte de la milicia mormona llamada Nauvoo. Llegó a Utah con su reciente esposa, Hannah Phillips, también natural de Gales. En la década del 1860 construyó una casa de adobe, la cual es actualmente registrada como monumento histórico del estado de Utah. Richard V. Morris tuvo cinco hijos con la señora Phillips, de los cuales el mayor, Richard P. Morris, nacido en 1855 en Salt Lake City, llegó a ser alcalde de esa ciudad en 1904.

Al fallecer la señora Phillips en 1864, Richard V. Morris contrae nuevas nupcias con Harriet Jones, madre de nuestro protagonista y nacida en Nishnabotna, estado de Missouri, en 1848. Víctor V. Morris fue el quinto de nueve hermanos y el segundo mayor de los tres hombres. Poco se sabe de su niñez, solo que recibió una adecuada instrucción primaria y que según un censo de 1900 sabía leer, escribir y hablar inglés. Ese mismo censo indica que su profesión era la de florista. En 1899, trabajaba en la florería de su hermano mayor, Burton C. Morris junto con su hermano menor, Sidney H. Morris. Desde 1900, Víctor es el gerente de la florería luego de que su hermano Burton fuera asesinado en 1899.

El asesinato de Burton C. Morris se puede resumir como una tragedia que no debió pasar y que sucede debido a los encantos de una bella joven dama y a algunos cócteles de Mint Juleps mal prepararados. En la tarde del 17 de julio de 1899, Burton C. Morris se encontraba paseando por las calles del centro de Salt Lake City con la señorita Leda Stromberg, dama que fue objeto de su atención por los últimos cuatro meses. Deciden entrar al café Vienna donde Morris ordena un par de Mint Juleps. Estos no fueron del agrado de Morris y los hace regresar. Este rechazo se repite por tres veces y al final un exasperado Morris se acerca al bartender y le indica como el cóctel debe ser prepararado. Inmediatamente Morris le propone a la dama ir al restaurante Merchant. Sin mostrar su gran enojo, la señorita Stromberg le propone encontrarse en ese restaurante dentro de una hora, ya que tenía algunos que haceres en ese momento.

Luego de llegar al restaurante, Leda Stromberg se topa con John H. Benbrook un hombre casado y dueño de una popular casa de juegos de Salt Lake City. Lo conocía ya hacía algunos años. Deciden tomar un par de cócteles de Mint Juleps y cenar. A los pocos minutos de ser servidos, Burton Morris aparece en el cuarto y luego de ver al objeto de su amor cenando con otro hombre, y sobre todo frente a un par de Mint Juleps, la celosía lo enfurece. Le tira un puñete en la cara de Benbrook. Éste se retira a otro cuarto, donde le pide al dueño del local que le traiga una pistola. A los minutos de que el arma llega a sus manos, Morris ingresa al cuarto y se avalancha sobre su adversario con intención de agredirlo, aparentemente sin darse cuenta que Benbrook tenía una pistola. Benbrook dispara tres veces, Burton Morris cae al suelo y muere a los pocos minutos, con la aorta perforada en dos lugares.

Esta desgracia causa que el estado de Utah abra un juicio contra John H. Benbrook por el asesinato de Burton C. Morris. El juicio empieza el 19 de febrero de 1900 y termina el 9 de marzo del mismo año. Los pormenores del juicio fueron noticia de primera plana en los períodicos de Salt Lake City y fue uno de los mayores acontecimientos de la ciudad en esa época. Víctor V. Morris estuvo presente en todas las sesiones del juicio, salvo la última cuando se da el veredicto. El jurado declara a Benbrook inocente por motivos de haber actuado en defensa propia.

La opinión pública de la ciudad quedó indignada con la decisión del jurado, salvo las casas de juego. El mismo jefe de la policía declaró que no iba a permitir ningún tipo de celebración del veredicto en esos establecimientos. Luego del juicio, un muy disgustado Víctor Morris declara:

Supongo que lo menos que diga será lo mejor, ya que si yo fuera a expresar lo que realmente siento, lo que diría no sería apropiado para imprimir. Yo creo, sin embargo, que cuando la Legislatura se reuna nuevamente, deberían inmediatamente abolir la ley que hace ilegal al asesinato en Utah y por lo tanto ahorrar al Estado los costos de ir a juicio en casos como este donde su resultado es poco mas que una farsa.

La súbita muerte del hermano de Víctor Morris fue la tercera tragedia que le sucede a la familia Morris. La primera es el asesinato del Fred Jones, tío de Víctor, sucedido diecinueve años antes y perpetrado por un “borracho holgazán” llamado Halloran en Albuquerque, Nuevo México. La segunda, es cuando un primo de Víctor llamado John Burton fue asesinado en Salt Lake City por un dueño de un salón y casa de juego llamado Martin, doce años antes. En todos los casos los perpetradores salieron libres.

Luego del asesinato de su hermano, Víctor tomó la gerencia de la florería (llamada Compañía Floral Burton C. Morris) y donde también trabajaba su hermano Sidney. En mayo del mismo año, Víctor es el encargado de preparar un vagón de tren lleno de flores en honor a los mineros fallecidos durante una explosión en una mina de carbón en la cercana ciudad de Scofield, que dejó como resultado a 107 mujeres viudas y a 270 niños sin padre. Ese fue el mayor desastre minero en la historia de los Estados Unidos de entonces y el quinto en la actualidad. El vagón donde se transportaron las flores fue prestado por A. E. Welby, el superintendente general de la sucursal de Utah de la compañía de ferrocarriles Rio Grande Western. Víctor viaja a Scofield, en vagón privado, acompañado de los organizadores, incluyendo a A. E. Welby.

Víctor Morris trabajó en la florería por un par de años mas, participando a veces en eventos importantes de la ciudad como, por ejemplo, en un banquete en honor a una delegación mormona que viaja a Europa y Japón en mayo de 1901. Morris fue el encargado de las decoraciones de una gran mesa para cien personas, que incluyeron rosas, claveles y violetas, además de palmeras distribuídas por el salón y una gran cantidad de luces eléctricas, dándole al lugar, de acuerdo a un testigo, “una pintura de raro brillo”.

Nuestro personaje fue miembro de la Logia de los Elks, una asociación parecida a la de los masones, siendo miembro de la Comisión de Recursos de Utah durante el carnaval de agosto del mismo año. También postuló para la secretaría de los Elks en marzo de 1902, pero perdió la elección. En agosto del mismo año es uno de los asistentes encargados de decorar la ciudad de Salt Lake City en honor a la visita de un personaje importante.

Dos de las pasiones de Víctor Morris eran la pesca y la caza. Tenía la costumbre de tomar vacaciones durante los veranos por varias semanas y visitar lugares remotos como el río Weber, localizado al norte de Salt Lake City o a la localidad de Jackson Hole localizada a 300 millas, en el estado de Wyoming. Durante un viaje a ese último lugar, en agosto de 1901, se siente mal y decide regresar a Salt Lake City donde se le confirma un diagnostico de fiebre tifoidea, enfermedad que, gracias a Dios para todos nosotros amantes del pisco sour, logra superar después de un mes.

En septiembre de 1902 sucede un evento que cambiará para siempre la vida de Víctor Morris y que se puede considerar como el eslabón inicial de una cadena que termina con la creación del cóctel peruano de bandera. El ya mencionado A. E. Welby renuncia a la superintendencia de la compañia Rio Grande Western, sucursal de Utah, y viaja al Perú para aceptar la posición de administrador en la compañía de ferrocarriles Cerro de Pasco Railway Company, en Cerro de Pasco. Su misión era la de completar el ferrocarril que uniría al centro minero de Cerro de Pasco con la ciudad de La Oroya, donde en 1893 se había terminado el último tramo que la unía con el puerto del Callao.

Cerro de Pasco fue un importante centro minero durante la colonia. Era un asentamiento muy rico en plata y cobre siendo este último ignorado debido a los altos costos de transporte hacia la costa peruana. Desde 1887 un sindicato minero estadounidense basado en Nueva York comenzó a evaluar las reservas de cobre de Cerro de Pasco. James B. Haggin, un promotor de minería nacido en Kentucky y A. W. McCunne, un minero de Salt Lake City, en representación de ese sindicato, deciden mandar a Cerro de Pasco a James McFarlane un ingeniero de minas para que evalúe el potencial minero de la zona. Luego de recibir un reporte muy positivo, se crea la compañía Cerro de Pasco Investment Company en 1902, que luego a través de su subsidiaria en el Perú, la Cerro de Pasco Mining Company, compran la mayoría de las concesiones de las minas del lugar. El mismo año compran derechos ferroviarios y crean la compañía Cerro de Pasco Railway Company, la cual se encargaría de la construcción del tramo La Oroya – Cerro de Pasco de 82 millas.

La ciudad de Salt Lake City también se creó de la minería. El descubrimiento de plomo y plata en el cañón Bingham Canyon en 1863 condujo al desarrollo minero en la zona. Se abrieron cientos de minas de cobre, plata, oro, y plomo en cañones aledaños. Hacia 1905, se ya se habían construído 1,500 millas de ferrocarriles. También se construyeron gigantescas fundiciones para refinar los minerales. Varios dueños de minas construyeron suntuosas casas en las principales avenidas de Salt Lake City. Víctor Morris no se quedó atrás, el invertió comprando acciones de por lo menos dos compañías mineras.

El proyecto de Cerro de Pasco causó conmoción en la ciudad de Salt Lake City, en especial por ser uno de los “suyos”, A. W. McCunne, unos de los principales partícipes de la empresa. En enero del 1902, decenas de expertos mineros de la ciudad y zonas aledañas emigran a Cerro de Pasco.

Poco tiempo después de la partida de A. E. Welby hacia el Perú, es que Víctor Morris decide cerrar, transferir o vender su florería. Encuentra trabajo en el departamento de auditoría de la compañía ferrocarrilera Oregon Short Line que une los estados de Wyoming, Utah, Idaho y Oregon. Sirve en ese cargo hasta junio de 1903 cuando es contratado por A. E. Welby para que trabaje en la sección de ventas de la compañía ferrocarrilera Cerro de Pasco Railway Company, en Cerro de Pasco.

El 8 de junio de ese año toma el tren de Salt Lake City hacia San Francisco y luego de permanecer algunas semanas en ese puerto californiano se embarca hacia Perú en un barco a vapor.

Al poco tiempo de haber llegado Morris a Cerro de Pasco, A. E. Welby decide renunciar a su cargo luego de haber trabajado por un año. Indica que no se pudo adaptar a la vida del lugar. Regresa a Salt Lake City donde retoma el cargo de superintendente general de la ferrocarrilera Rio Grande Western. Tres años después, Welby es promovido a Denver, Colorado, tomando el cargo de gerente del sistema ferroviario Denver & Rio Grande.

En marzo de 1904, Morris se encuentra en Cerro de Pasco trabajando como uno de los agentes del ferrocarril.

El 7 de julio de ese año los rieles del tren llegan finalmente a Cerro de Pasco. A las 3:00PM del 28 de julio, coincidiendo con el 83avo aniversario de la independencia del Perú, se realiza la ceremonia de inauguración cuando arriba con mucha pompa el primer tren a Cerro de Pasco. Este evento de inauguración es realmente majestuoso. Hay 5,000 personas presentes. Se prepararon tabladillos para los personajes importantes, entre ellos los agentes consulares, concejales, delegados de las minas, abogados, doctores, sacerdotes, y otros numerosos miembros de la sociedad. Las damas de la ciudad tejieron dos grandes banderas, una peruana y la otra estadounidense, hechas de seda, oro y plata, Estas son colocadas al frente de la locomotora que lucía orgullosamente el número 100. Se instalaron cientos de banderas peruanas y estadounidenses en los tres primeros vagones que eran de primera clase. Víctor Morris atendío a la ceremonia y muy probablemente participó en la organización de las decoraciones del evento de alguna manera. Luego de muchos discursos y hurras terminó el evento hasta casi entrada la noche.

En agosto de 1904, siendo Víctor Morris cajero del ferrocarril recientemente inaugurado, recibe la grata noticia de que su hermano Sidney H. Morris fue contratado como ingeniero en la misma compañía y que zarpa hacia Perú via Nueva York. El término de su contrato es indefinido, pero se afirma que existe la posibilidad de que sea solo por algún tiempo.

En el 28 de septiembre de 1905, Víctor Morris se casa en Cerro de Pasco con María Isabel Vargas, nacida en Lima (o el Callao, de acuerdo a una fuente) el 17 de mayo de 1887. Este matrimonio civil hace a Maria Vargas ciudadana estadounidense. Víctor y María Morris tienen tres hijos: Richard P. Morris nacido en Cerro de Pasco el 23 de octubre de 1906; Robert V. nacido en el Callao el 29 de abril de 1910 y Juana Rebecca nacida en Cerro de Pasco el 2 de febrero de 1913. Sus tres hijos son inscritos como ciudadanos estadounidenses. Poco se sabe de esta parte de la vida los Morris cerropasqueños, la cual puede haber involucrado varios viajes a Lima y al Callao.

En 1907, la hermana menor de Víctor, Rebecca V., se casa en la ciudad de Pacific Grove, California, y decide establecerse en la ciudad de Berkeley, situada a poca distancia de San Francisco, donde se dedica al negocio de las bienes raíces.

Víctor Morris trabajó en la compañía Cerro de Pasco Railway Company hasta el año de 1915 cuando la compañía se fusiona con la Cerro de Pasco Mining Company para formar la Cerro de Pasco Copper Corporation.

Desde 1916, los Morris Vargas radican en Lima, donde Víctor abre el Bar de Morris en ese mismo año.

No se sabe mucho de la vida de Sidney H. Morris en el Perú, otra que zarpó del Callao hacia Nueva York en Mayo de 1922, presumiblemente de regreso de visita a Utah. Sidney H. Morris se encontraba residiendo en la ciudad de San Francisco, California, en enero de 1930.

En agosto de 1923, Víctor, María, y dos de sus tres hijos, Robert Vaughen y Juana Rebecca, zarpan del Callao rumbo a San Francisco. Residen en la cercana ciudad de Berkeley. Este viaje es aparentemente de vacaciones y de visita a su hermana Rebecca V., la cual residía en esa ciudad hacía más de quince años. El viaje se repite en 1924 y en 1925 en la misma época del año. Todos los viajes fueron a bordo del vapor S.S. Colusa perteneciente a la Grace Line, compañía de vapores con raíces peruanas y con algunos intereses en la Cerro de Pasco Copper Corporation. La dirección de los Morris reportada en Berkeley fue la de 2612 Regent St.

En 1927, el Bar de Morris publica en Lima un anuncio donde, entre muchos otros cócteles muy populares de la época ántes de la prohibición de licor en los EE.UU. en 1919, se muestra por primera vez en el Perú un cóctel incluyendo en su nombre la palabra “pisco”, es decir: Pisco Sour, siendo el segundo anuncio publicado por un bar en el mundo de un cóctel con ese primer nombre, detrás de Pisco Punch, cóctel creado en San Francisco, California, y publicado en la década de 1880. Víctor Morris nunca ofrece Mint Juleps en su bar (un cóctel muy parecido al mojito de la actualidad, pero preparado con bourbon whiskey en vez de ron).

Víctor Vaughen Morris fallece el 11 de julio de 1929. En enero de 1930, María Morris Vargas zarpa del Callao hacia San Francisco con sus tres hijos (Richard, Robert y Rebecca) a bordo del vapor S.S. Charcas, seis meses después del fallecimiento de Víctor. Ellos residen en una nueva dirección de Berkeley: 2328 Warren St. y visitan a Sidney H. Morris, hermano de Víctor, residente de San Francisco en esa época. A mediados del mismo año, María y sus tres hijos se encuentran residiendo en San Francisco.