López de Caravantes y el “aguardiente Pisco”

Ing. Guillermo Toro Lira S.

No solo nuestros vecinos del sur cometen errores en la interpretación de manuscritos antiguos en la reconstrucción de la historia de los aguardientes de vino de uva.

En nuestro caso, les presento aquí un error, el que aparentemente apareció por primera vez en la década de 1980 y que ha sido repetido como referencia válida en muchas publicaciones.

Este error de interpretación también se encuentra en diversos portales Web. Adjunto aquí una versión popular para la conveniencia del lector:

‘La primera identificación del aguardiente con el lugar –”aguardiente de Pisco”–, habría sido realizada en 1630 por el español peninsular Francisco López de Caravantes, al exponer en su “Relación” que se conserva manuscrita y que está datada en 1630, que “el valle de Pisco, sigue siendo el más abundante de excelentes vinos de todo el Perú. Desde allí uno que compite con nuestro Jerez, el llamado “aguardiente Pisco”, por extraerse de la uva pequeña, es uno de los licores más exquisitos que se bebe en el mundo.“‘

En realidad, Francisco López de Caravantes nunca escribió la cita mencionada. En vez, fue escrita mas de 250 años después por el historiador español Marcos Jiménez de la Espada como un pié de página explicatorio en la primera publicación del manuscrito de Francisco López de Caravantes.

El escrito original de López de Caravantes de 1630 fue publicado en 1881 por el Ministerio de Fomento de España en el Tomo I de “Relaciones Geográficas de Indias: Perú” (del cual Jiménez de la Espada estuvo a cargo).

El manuscrito transcrito apareció en el Apéndice II “para suplir en parte los olvidos de que cometió el licenciado Salazar de Villasante en su ‘Relación general del Perú'”.

Como se aprecia en el facsímil adjunto, Jiménez de la Espada incluye la cita en el pié de página “(a)” como complemento de la narración de López de Caravantes de las actividades vitivinícolas de la región de Ica a principios del siglo XVII.

Como también se apreciará, existe un segundo error cuando se transcribe la frase “uva pisqueña” (usada por Jiménez de la Espada) por “uva pequeña”.

Este caso que presento es solo uno de otros errores que se encuentran en la historia de nuestra bebida de bandera, los cuales son repetidos por válidos por muchos.

Publico aquí este ejemplo para que sirva de llamada de atención a nuestras futuras generaciones para que sean alertas. Citas históricas publicadas no se convierten necesariamente en ciertas. Siempre se tiene que acudir a la fuente manuscrita original en todo trabajo serio y diligente, como bien lo sugirió, por ejemplo, la gran investigadora peruana María Rostworowski.

©️2018 -Todos los Derechos Reservados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s