Botijas peruleras de vino – Pisco, 1577

 

© Archivos Estatales, mecd.es

Ing, Guillermo Toro Lira S.

El diccionario de la Real Academia Española de 2017 define la palabra “perulero” como una “vasija de barro, angosta de suelo, ancha de barriga y estrecha de boca” y con etimología proveniente de la palabra “perol”, la cual define como “vasija de metal, de forma semejante a media esfera, que sirve para cocer diferentes cosas”(1).

Sin embargo, se ha encontrado en el Archivo de Indias un manuscrito escrito en Pisco en 1577 donde se describe una de las primeras menciones de “botijas peruleras”. Se encuentra en el testamento de un pescador llamado Juan Lorenzo, natural de Galicia y residente del pueblo y puerto de Pisco(2). Lorenzo describe que un esclavo negro llamado Gerónimo Ponce le debe “tres botijas peruleras de vino vacías”. Este documento es de tan solo seis años después de haber el virrey Toledo ordenado la primera población del pueblo de Pisco.

© Archivos Estatales, mecd.es

El documento mas antiguo donde se ha encontrado la definición de la palabra “perulero” proviene de un diccionario español-francés de 1604 que dice: “perulero: Que vient du Peru (perulero: Que viene del Perú)(3). Esa definición, relacionada íntimamente con el Perú, es mantenida por todos los diccionarios, por lo menos durante el siglo XVII(4).

La forma de la botija perulera es única y es una fusión de las antiguas botijas españolas(5) con mucha influencia criolla peruana y posiblemente andina.

Ilustración de chichera de 1860 con botija perulera o pisco

Los vinos y aguardientes exportados desde el puerto de Pisco se transportaban inicialmente en estas peculiares “botijas peruleras” las cuales con el tiempo también llegaron a ser llamadas “botijas de Pisco”(6) y después simplemente “Piscos” o “Pisquitos”(7).

Actualmente, esas ancestrales botijas peruleras adornan orgullosamente las bodegas pisqueras iqueñas como una rememberanza latente de la antiquísima tradición vitivinícola peruana.

Bodega Lovera, Ica – Foto del autor

Finalmente, es paradójico que la RAE considere la palabra “perulera”, cuando hace referencia a envases de barro, como proveniente etimológicamente “de perol”, cuando todas las evidencias históricas, incluyendo las definiciones alternas de la misma REA, y los diccionarios antiguos de la época indican que significa clara y únicamente “de procedencia peruana”.

Lecturas relacionadas

La fundación española de Pisco, 1571
Las viñas y vino de Pisco de 1607
Hipólito Unanue y los aguardientes y vinos de Pisco

Citas

 

(1) Diccionario de la Real Academia Española; Octubre, 2017;  Perulero , Perol

(2) AGI,CONTRATACION,479,N.3,R.5

(3) Palet, 1604; “perulero”; Real Academia Española: Octubre 2017; Nuevo tesoro lexicográfico

(4) Oudin, 1607; Vittori, 1609; Minsheu, 1617; Franciosini, 1620; Mez de Braidenbach, 1670; Sobrino 1705 (ibid).

(5) Existen varias investigaciones arqueológicas que han identificado hasta tres modelos de botijas españolas diferentes en el siglo XVI (tipos A, B y C) que son las raíces de la forma de la botija perulera. Ver por ejemplo: Marken, Mitchell W.; Pottery from Spanish Shipwrecks, 1500-1800; University Press of Florida; 1994.

(6) Lacoste, Pablo; El Pisco nació en Chile; RIL Editores; Santiago, Chile; 2016. Sin embargo en esta publicación, la frase “tres botijas de Pisco” (sacada de un inventario de principios del siglo XVIII) ignora la palabra “Pisco” como el lugar de procedencia.

(7) Toro Lira S., Guillermo; Pisco en el siglo XIX

Las viñas y vino de Pisco de 1607

Ing. Guillermo Toro Lira S.

Existe en el Archivo de Indias, un manuscrito de principios del siglo XVII que prueba la existencias de viñas y producción de vino a poca distancia del antiguo puerto de Pisco (1).

Este puerto, fundado por órdenes del virrey Toledo en 1571 (2), estuvo inicialmente localizado en la orilla del mar, como lo indica la siguiente ilustración de Guamán Poma de Ayala de 1615.

La Villa de Piskui. Ilustración de Guamán Poma de Ayala, 1615
Este primer puerto de Pisco llegó a ser muy próspero y poblado pero desafortunadamente quedó destruído por un terremoto y tsunami en 1687. Luego del desastre, el pueblo fue relocalizado a cierta distancia de la costa, en el lugar donde se encuentra en la actualidad.

El siguiente mapa de 1865 muestra claramente el pueblo nuevo de Pisco a la derecha y el lugar aproximado del puerto antiguo a la izquierda, en la costa.

Atlas Geográfico del Perú, Paz Soldán, Lima, 1865.
El manuscrito es una declaración de bienes de difunto, que contiene la memoria juramentada en Lima el 26 de octubre de 1607 de un Juan Arroyo acerca de las posesiones del fallecido Pedro Vázquez. Entre los bienes menciona “dos heredades de viña en el puerto de Pisco, junto al puerto a una legua de él” y que oyó decir que dió a Francisco Paniagua “una partida de vino a vender en el puerto de Arica”.

De esta información se descubre que Pedro Vázquez tuvo dos viñas a una legua del puerto de Pisco (una legua es la distancia recorrida en una hora caminando) y que producía vino y lo vendía en el puerto de Arica.

En esa época, el mercurio de las minas en las sierras de Huancavelica y vino producido en las valles de Pisco, Ica, Nazca, y Palpa eran transportados del puerto de Pisco al de Arica y de allí a las minas de plata de Potosí. Este manuscrito describe un caso histórico de comercio del vino de Pisco a las minas de Potosí.

El manuscrito, mostrado a continuación parcialmente, también indica que Pedro Vázques poseyó una gran cantidad de esclavos y varias casas que construyó luego de su segundo matrimonio.

© Archivos Estatales, mecd.es

© Archivos Estatales, mecd.es
A continuación sigue la transcripción parcial del manuscrito, el cual brinda una pequeña pero muy interesante ventana del pasado vitivinicultor del puerto de Pisco.

[8v]…[roto] a personas que an / venido de allá, e cartas / que an venido de ello, e / que las haziendas que / dexó son dos heredades / de viña en el puerto de / Pisco, junto al puerto una / legua de él, y en ellas mu / chos esclavos y esclavas, e / tiene en el dicho puerto çinco / o seis pares de casas en / una quadra suya, que / elevó al tienpo que se cassó / segunda bes en este reyno / con doña Ysabel de Haro, e no / save de otros bienes mas / de que a oydo dezir, que con / Françisco Paniagua enbió / una partida de vino a / vender al puerto de Arica, / e no a benido el dicho Françisco / Paniagua, y esto es la / verdad e lo que sabe su ran / go del dicho juramento e lo / firmó Joan Arroyo, ante / mi Pedro de los Ríos______En la çiudad de Los Reyes / en veinte e seis días del / [9] mes de otubre del año de / mil e seisçientos e siete …

© Todos los Derechos Reservados 

Referencias

(1) AGI, CONTRATACION,286B,N.2,R.12; 1610/1616; Bienes de difuntos: Pedro Vázquez.

(2) La fundación española de Pisco de 1571 – Santiago de los Caballeros

Hipólito Unanue y los aguardientes y vinos de Pisco


Ing. Guillermo Toro Lira S.

Luego de la declaración de la independencia del Perú por el general José de San Martín en 1821, los puertos peruanos se abrieron al comercio internacional. El 18 de octubre de ese año se creó el reglamento de comercio de cabotaje para todos los puertos de la nación.

El 10 de mayo de 1825, don Hipólito Unanue en ese momento el Presidente del Consejo de Gobierno del Perú, modificó el reglamento con respecto al cabotaje del puerto de Pisco y emitió una serie de decretos que dan luz sobre la nomenclatura oficial usada en esa época para describir al aguardiente producido en esa zona (ver facsímil).

Colección de leyes, decretos y ordenes…; Tomo II; José Masías; Lima, 1831
Hipólito Unanue, Presidente del Consejo de Gobierno del Perú en mayo de 1825 – Óleo de José Gil de Castro

En el primer decreto se describe de manera genérica al “aguardiente que se esportare [sic] en botijas, odres ó de otro modo por el puerto de Pisco”, mientras que en el sexto se menciona a “los aguardientes y vinos de Pisco”.

Este documento prueba que el gobierno peruano en 1825 llamaba “aguardiente de Pisco” de manera genérica a todo el aguardiente que se exportaba del puerto de Pisco, es decir notando simplemente una denominación de origen. Todos los aguardientes producido en esa zona, en los valles de Pisco, Ica, Nazca, y Palpa y que usaban al puerto de Pisco como punto de exportación, eran denominados de esa manera.

Uno de los mayores consumidores extranjeros en esa época era gente de habla inglesa y lo llamaban “Pisco Brandy” (traducción de “aguardiente de Pisco”).

Con el tiempo, ya sea debido a una simplificación gramatical, o tal vez porque algún experto de la época notó que el aguardiente peruano técnicamente no era un brandy, ya que no era reposado en barriles de roble, el nombre de “Pisco Brandy” pasó simplemente a “Pisco”, naciendo de esa manera el nombre de nuestra bebida de bandera.

© Todos los Derechos Reservados

El Pisco Sour en la Conferencia Panamericana de Lima de 1938

Vista panorámica de Lima en 1938

Ing. Guillermo Toro Lira S.

Lima fue el foco de atención internacional durante casi todo el mes de diciembre de 1938. Fue la sede de la Conferencia Panamericana durante los tiempos tensos que precedieron a la Segunda Guerra Mundial.

Acudieron 107 delegados de 21 naciones americanas y culminó con la firma de la Declaración de Lima, donde las naciones americanas se comprometían a ayudarse militarmente en caso de alguna agresión foránea.

Los periódicos de toda América publicaron el evento de manera muy entusiasta. La historia de Lima, su geografía, arquitectura, y tradiciones fueron resaltadas en muchos medios informativos, entre ellos muchos estadounidenses.

Inicio de artículo estadounidense describiendo la conferencia y Lima

Por primera vez en su historia, Lima realizaba un evento de tal envergadura y se convirtió en el centro de atención internacional. Los periódicos internacionales destacaron la historia centenaria de Lima, desde su fundación por Francisco Pizarro hasta la actualidad.

Entre sus tradiciones se destacó mucho al Pisco Sour y lo popular que era en Lima.

Artículo resaltando la popularidad del Pisco Sour en Lima

Entre los lugares donde lo servían se mencionó al Hotel Bolivar. Se describió que los delegados “podían ir a una corrida de toros, ver la momia de Pizarro, la plata mas fina de Sudamérica, una vicuña y tomarse fotos con ella, o simplemente sentarse abajo de la cúpula del lobby del Gran Hotel Bolivar con un Pisco Sour y ver al mundo pasar”.

Relato de actividades limeñas
Artículo anunciando al Hotel Bolivar, lugar de alojamiento de los estadounidenses
El Hotel Bolivar, conocido por sus Pisco Sours

Otro periódico relata la siguiente experiencia muy interesante de un estadounidense: “Caímos en el Hotel Bolivar, el cual es bien nuevo y moderno (es el lugar de encuentro del contingente estadounidense), el tiempo suficiente para bajarnos un par de “pisco sours” los cuales son bien fríos y refrescantes. Todos en Lima toman pisco sours como en Jamaica lo hacen con el planters punch. Pero los peruanos desprecian al Bolivar y prefieren el centenario Hotel Maury, que con su recibidor de mármol blanco construído alrededor de un patio y bonitos espejos españoles dorados antiguos y enorme araña de cristal le dan una apariencia del viejo mundo al lugar. Los meseros han estado aquí por lo menos 30 años y pretenden no entender inglés”.

Relato de un estadounidense

Como se aprecia del Programa de la conferencia, el gobierno peruano preparó un plan de actividades que incluyeron banquetes en el Lima Country Club; una excursión a Huaura con concierto de gala; una cena danzant en el Club Nacional; una excursión al puente Infiernillo del ferrocarril central; un concierto sinfónico; una fiesta en los jardines del Lawn Tennis Club de La Exposición; visita al hipódromo; visita al Museo de Antropología; y un gran banquete de clausura.

Programa de la Conferencia

Durante este evento es que el Pisco Sour se comienza a popularizar internacionalmente de manera significativa. Muchos de los delegados de las naciones americanas lo disfrutaron en los bares tanto del hotel Bolivar y del Maury, como del Lima Country Club, del Club Nacional y del Lawn Tennis de la Exposición.

Al poco tiempo de esta conferencia, la fama del cóctel pasa a actores de cine de Hollywood famosos como Ava Gardner, John Wayne, Orson Wells y otros, que comenzaban a pedir Pisco Sours tan pronto aterrizaban en Lima. En 1938, el mundo comenzó a conocer y disfrutar de nuestro cóctel de bandera.

© Todos los Derechos Reservados.

Las viñas de Lima de los 1540: Génesis de la vitivinicultura sudamericana (en inglés)

Ing. Guillermo Toro Lira S. & Moisés Cueva R.

A continuación, se publicarán las diapositivas de la investigación presentada en la Conferencia Rural History 2017 en Lovaina, Bélgica el 11 de septiembre del 2017, bajo el título en inglés de “Lima’s Vineyards of the 1540s: Genesis of South American Winemaking” de pronta publicación académica.

















Aserciones y preguntas del Dr. P. Luna, Profesor de Historia de la Universidad de La Sorbona, París, Francia.

Fotos de la ponencia y sección de preguntas.



Pisco en las Embajadas de EE.UU. – 1937

  • Ing. Guillermo Toro Lira S.
Carroll Daily Herald, Iowa

En 1937, un periódico estadounidense publica un artículo bajo el curioso título de: “Por qué las embajadas son populares”. Anuncia que varias embajadas en Washington D.C. se estaban caracterizando por servir bebidas de especialidad (1).

Nota que la favorita de las delegaciones diplomáticas era el whisky escocés con soda. Sin embargo, también indica las especialidades servidas en algunas de las embajadas latinoamericanas.

Describe: “los Martinis Secos son la especialidad de la Embajada de Brasil; los cocteles con ron nativo en la delegación de la República Dominicana; Bacardi en la cubana; los whisky sours servidos en copas de plata pequeñas en la chilena; pisco en la peruana; y vino Mavrodaphne en la griega”.

Esta es una prueba que hacia 1937, el Perú se identificaba internacionalmente con el aguardiente de Pisco. Mientras que Chile, país que recién el año anterior había cambiado el nombre de la ciudad de “La Unión” por el de “Pisco Elqui” para sustentar una denominación de origen inexistente (2), lo hacía con el whisky sour.

Este es un dato más que evidencia la antigua tradición pisquera peruana y la muy posterior imitación chilena.

(1) “Why Embassies Are Popular”; Carroll Daily Herald, Iowa, EE.UU.; 26 de febrero de 1937.

(2) Pisco-Elqui, Wikipedia

© Todos los Derechos Reservados.

La evolución de la producción del vino en la zona sur del Perú, haciendas e indios, siglo XVI

Ing. Guillermo Toro Lira S. & Moisés Cueva R.

Esta es la ponencia de la segunda parte (aun en desarrollo) de una investigación realizada en los últimos seis años acerca del origen de la vitivinicultura sudamericana, presentada en el III Congreso Peruano de Historia Económica en Arequipa el 8 de agosto, 2017.

La primera parte, resumida al comienzo de esta ponencia, está finalizada y se presentará en la conferencia Rural History 2017 a realizarse en Lovaina, Bélgica el 11 de septiembre de este año, bajo el título de "Las viñas de Lima del 1540: Génesis de la vitivinicultura sudamericana".

Sigue el video de la ponencia completa a partir de las diapositivas que siguen a continuación: