El Bar Morris – Foto primicia

Ing. Guillermo Toro-Lira Stahl

Casi todo se sabe sobre la historia del Bar Morris (en inglés: Morris’ Bar), lugar donde se creó el primer cóctel llamado Pisco Sour, el representante bandera de nuestro pisco.

Sabemos quién lo fundó y cuándo; quienes fueron sus bartenders y sus visitantes; cuándo tuvo su pico de popularidad y periodo de decadencia (1). Sabemos mucho sobre la biografía de Vic Morris, su fundador (2). Pero una foto del interior del bar, de manera incuestionable, era esquiva.

Por un azar del destino, un acusioso investigador abrió la cuarta página de la revista peruana El Ring del 28 de noviembre de 1924 y se topó con una propaganda del bar con una foto de tres personajes posando detrás de la barra (3).

El Ring #74, Lima: Empresa Editora “El Ring”, 1924, p. 4. En la colección privada de G. Toro-Lira.

El bar constaba de tres secciones con tres repisas de botellas cada una. A la izquierda sobre el bar se muestra un ventilador eléctrico, una moderna novedad tecnológica de la época. A la derecha, un reloj con espejo, herramienta indispensable para los visitantes que estaban de paso por Lima. Debajo del reloj, un cartel indica: «NO SE FIA NI SE ACEPTAN VALES». Aunque no se muestra en la foto, se sabe que el bar tenía una barra de metal de apoya pies para los comensales.

En la foto se muestra a Víctor Morris, a la izquierda, luciendo un clásico sombrero sarita. Al lado de él, dos bartenders, uno de ellos un adolescente. Este, sin duda, es Mario Bruiget, el cual comenzó a trabajar en el bar en julio de ese año, a los 15 años de edad aproximadamente (4). El otro bartender muy bien puede ser Hernán Bruiget, hermano mayor de Mario y empleado del bar desde 1919. La foto es del inicio del periodo del pico de popularidad del bar (1925).

La propaganda tiene abajo de la foto seis poemas tipo quinteto de rima ABAAB:

Por sus precios populares

sus excelentes licores,

y sus suaves «bajamares»,

es, entre todos los bares

el mejor de los mejores.


Si en su espíritu hace presa

la negra melancolía,

bébase un «cocktail de fresa»

y trocará su tristeza

en inefable alegría.


No hay mejor aperitivo

es único, singular,

y además es un activo

y agradable digestivo

el «pisco» del Morris Bar.


Si el tedio lo pone inerte,

pues humedezca su labio

con «pisco sauer» y oh! suerte!

se sentirá usted más fuerte

y más poderoso y sabio…!


Son selectos, ejemplares

del Bar Morris los licores,

y a precios tan populares

que es, por todo, entre los bares

el mejor de los mejores.


Esta propaganda completa el círculo de la historia del lugar donde se generó nuestro cóctel de bandera. ¡Salud Vic Morris con un Pisco Sour!

© G. Toro-Lira, 2021, 2022. Todos los Derechos Reservados. Para la republicación o reproducción total o parcial de este artículo, por favor contactar al autor.

REFERENCIAS

1. Análisis del registro de firmas del Morris’ Bar (1916-1929)

2. La vida y pasiones de Víctor V. Morris, creador del Pisco Sour

3. Libreria Inestable (Carlos Carnero)

4. Mario Bruiget, el peruano que co-inventó el Pisco Sour actual

A %d blogueros les gusta esto: